Cuando eres joven, estudiante y tienes que involucrarte en hacer diseño gráfico, sientes tal emoción que no crees poder llevar o más aún, concluir con ese propósito.

Diseñar se vuelve un ejercicio que te obliga a razonar, a explorar en el difícil mundo de la creación. Ordenar cada idea que se aparece tímida y que no sabes si son originales, salidas de ti o las viste en algún lugar escondido. Casi siempre, miras a todas parte buscando que se te aparezcan, que caigan desde espacios desconocidos y que floten en tu entorno o simplemente, alrededor de ti. Porque sabes que esto no te procurará una feliz solución. Pero sí el trabajo y la búsqueda de la información necesaria, apoyada con el compromiso de un resultado valioso, que se convertirá en un bálsamo para aliviarte. Ahí estarás sufriendo, pero a la vez, lleno de una emoción o de muchas sensaciones que te obligarán a estar contento. Esto, más la importante confrontación es lo que queremos encontrar en este medio electrónico (blog) que nos anima a mostrarles lleno de trabajos que irán apareciendo para disfrutarse y hacer entendible el amor por la imagen y su contenido, como un todo perfecto.

Bienvenidos y agradecidos.


Ñiko

1 comentario:

Dientes de leche dijo...

Maestro Ñiko! me gustó mucho lo que escribió, me sentí muy identificada jojo... Gracias a usted y a Joan por enseñarme muchas cosas!